Salud Dental

La placa bacteriana es uno de los habitantes menos deseados, pero a la vez más comunes, en las bocas de los seres vivos. Es totalmente normal tener una cierta cantidad, aunque su existencia es perjudicial y, si se empieza a descuidar su retiro, las consecuencias pueden ser muy negativas.

Es por ello que debemos tener especial cuidado con nuestra higiene dental, pues esta placa bacteriana fomenta la aparición de bacterias y facilita la aparición de diferentes enfermedades en nuestra dentadura.

Para prevenirla, nada mejor que saber qué es, sus consecuencias y cómo detectarla a tiempo.

Qué es la placa bacteriana

La placa bacteriana es una película incolora compuesta por bacterias y azúcares. Aparece en nuestra boca con mucha facilidad y se adhiere a los dientes.

Esta placa es la principal causa de las caries y de diferentes enfermedades en las encías, como la gingivitis o la periodontitis, y se convierte en sarro si no la retiramos diariamente.

 

Consecuencias de la placa bacteriana

La placa bacteriana puede provocar diferentes enfermedades en nuestra boca si no cuidamos nuestra higiene dental. Dependiendo de qué tipo de placa bacteriana esté infectando nuestra boca, las consecuencias pueden tomar diferentes formas:

  • Caries. Cuando las bacterias más abundantes producen ácidos que atacan el esmalte se provocan caries.
  • Enfermedades periodontales. Si las bacterias producen sustancias básicas, el mayor perjudicado es el periodonto.
  • Placa inocua. Esta situación se da cuando todavía existen pocas bacterias y, pese a que todavía no es dañina, sí indica una mala higiene y más que posibles daños futuros.

 

Cómo se quita la placa bacteriana

La principal forma de quitar la placa bacteriana es con el cuidado diario. Una correcta higiene dental es vital a la hora de prevenir tanto la placa bacteriana como otras enfermedades más claras.

En otro artículo ya hablamos de lo que debe ser la higiene dental, pero, en resumen, tiene que incluir:

  1. Correcto cepillado tras cada comida.
  2. Utilización de hilo dental para eliminar restos que no alcanza el cepillo.
  3. Enjuagues bucales tras o antes de cada cepillado.

Sin embargo, existen caso en los que la placa bacteriana ya no es posible retirarla con la higiene diaria. En los casos en los que la higiene dental se ha descuidado, puede que el remedio ya no se encuentre en un cuidado rutinario.

En estas ocasiones, debemos acudir a un especialista que revise nuestra dentadura e identifique los problemas en nuestra boca. Es posible que lo necesario para retirar la placa bacteriana sea una limpieza dental profunda.

Si nuestro problema se resuelve con la limpieza dental profunda, luego no debemos dejar de lado nuestra higiene dental. El mantenimiento es la pieza clave en la preservación de nuestra salud bucal.

Además, debemos acudir periódicamente a un especialista para realizar limpiezas dentales de forma periódica y revisar el estado de nuestra boca.

Quitar placa bacteriana en Valdepeñas

Cómo prevenir la placa bacteriana

La única manera de prevenir la placa bacteriana es con una correcta higiene dental. Para lograrla, algunos consejos imprescindibles son:

  • Cepillarse los dientes, al menos dos veces al día, para retirar la placa bacteriana que se adhiere a los dientes.
  • Utilizar hilo dental para retirar la placa que se aloja entre los dientes y debajo de las encías, donde el cepillo no puede llegar.
  • Utilizar enjuague bucal antes o después de cada cepillado.
  • Evitar el consumo de almidones o azúcares.
  • Visite su dentista al menos dos veces al año para limpiezas dentales profesionales u otro tipo de revisiones.

 

¿Cómo sé si tengo placa bacteriana?

Lo cierto es que todos tenemos placa bacteriana. Es inevitable y se forma en nuestra boca de forma diaria.

El problema comienza cuando no tenemos una higiene dental adecuada y, por tanto, no la retiramos constantemente. Las bacterias aprovechan estos tramos de no limpieza para desarrollarse y crecer a partir de los residuos provenientes de nuestra dieta y saliva.

La placa genera ácidos que atacan nuestros dientes tras cada comida. Si permitimos que estos ataques se repitan, el esmalte de nuestros dientes terminará resintiéndose y dando lugar a la aparición de caries.

Además, si no eliminamos la placa, nuestras encías se terminarán irritando y dando lugar a apariciones como la gingivitis, la periodontitis e incluso la pérdida de alguno de nuestros dientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.