Salud Dental

Una radiogafía tridimensional es un radiografía dental moderna, realizada en tres dimensiones.

Esta tipología permite planificar y orientar los tratamientos dentales de cada paciente, siendo esta, sin duda, una de las principales funciones de la radiografía tridimensional.

Si quieres saber más sobre ella, desde Innovación Dental te contamos todos los detalles: para qué sirve, ventajas y cuánto cuesta.

Qué es una radiografía tridimensional

Se conoce como radiografía tridimensional a la obtención de imágenes reales a partir de un análisis radiológico, que permite navegar por ellas y orientar tratamientos dentales.

Este tipo de radiografía en tres dimensiones posibilita la reproducción de la anatomía de la cabeza, en una imagen virtual espejo de la real.

especialista revisando una radiografía tridimensional en el ordenador

 

Para qué sirve una radiografía tridimensional

Una radiografía tridimensional permite diagnosticar patologías, así como estudiar, diseñar, analizar y simular los tratamientos que se quieran hacer en el paciente.

A diferencia de un escáner tradicional o TAC, las imágenes que se obtienen en una radiogragía tridimensional son dinámicas, no cortes estáticos.

Este hecho posibilita conocer al detalle toda las partes de la anatomía de la boca, pudiendo verla desde diferentes perspectivas y hacer cortes en la posición que queramos.

Estas son algunas de las aplicaciones más destacadas de una radiogragía tridimensional:

  • Colocar implantes dentales: las imágenes obtenidas nos permiten saber cuál es la mejor posición para colocar un implante.
  • Extraer muelas del juicio: podemos conocer la posición, el número y la forma de las raíces de las muelas a extraer.
  • Reendodoncias: al ver las raíces podemos saber si es necesaria una reendodoncia o no.
  • Periodoncia: una radiografía tridimensional nos informa de las zonas que tengan pérdida de hueso.

 

Ventajas de una radiografía tridimensional

Una radiografía tridimensional ofrece diversas ventajas. Desde Innovación Dental repasamos las más destacadas.

Gran calidad y precisión

Las radiografías tridimensionales tienen una calidad de imagen de gran definición. Como consecuencia, las imágenes obtenidas permiten alcanzar una mayor precisión a la hora de observar posibles problemáticas en la boca del usuario.

Así mismo, la reproducción de los cortes es a escala real, por lo que podemos asegurarnos que las medidas realizadas en las pantallas son las mismas que en el paciente.

Este punto es especialmente importante, pues se puede llegar a lesionar estructuras nerviosas si hay errores en las radiografías que sí magnifican, como es el caso de las radiografías panorámicas.

Baja radiación

Para realizar este tipo de radiografía no se necesitan ni cinco segundos de exposición, lo que garantiza que el paciente reciba la dosis más baja posible de radiación.

Esta baja exposición se aumenta cuando el usuario es un niño. Además, no debe confundirse el poco tiempo de exposición a la calidad de imagen obtenido, ya que gracias al intensificador de imágenes.

Fácil comprensión por parte del paciente

Tal y como dice el dicho, una imagen vale más que mil palabras y las que se obtienen en una radiografía tridimensional permiten que el paciente comprenda bien su situación.

Este tipo de programas también permite colocar marcadores o subrayar zonas para que el usuario vea mejor el tratamiento y entienda cómo va a desarrollarse.

Permite, así, diseñar una hoja de ruta que puede mostrarse al paciente antes de llevar a cabo la intervención dental, para lograr tranquilizarlo.

dentista explicando una radiografía tridimensional a un paciente

Exposición y preparación de la radiografía muy rápidas

Preparar la tecnología para hacer una radiografía tridimensional es una tarea que no superará los dos minutos.

Por su parte, el tiempo máximo de exposición es de 5 segundos. Como puedes ves, se trata de un procedimiento rápido, en el que obtendrás la imagen tridimensional en poco más de 4 minutos.

Respuesta en la misma consulta

Como ya hemos comentado, el proceso de una radiografía tridimensional es rápido y obtendrás toda la información en la propia consulta y el mismo día que vayas a hacerla.

Sin duda, esta es una de las ventajas más populares de este procedimiento, pues no tendrás que esperar para saber los resultados.

 

Cuánto cuesta una radiografía tridimensional

El precio de una radiografía tridimensional suele rondar los 90 euros. Es habitual que en él se incluyan los dos maxilares: el superior y la mandíbula.

Este precio es orientativo y puede variar en función del especialista, de la clínica y del equipo utilizado, entre otros factores.

Aun así, la tarifa no suele cambiar mucho y, si lo comparamos con todas sus ventajas, es preferible a otras tipologías.

 

Radiografía tridimensional en Innovación Dental Valdepeñas

Si necesitas colocar implantes o orientar un tratamiento dental, una radiografía tridimensional es la solución. En Innovación Dental Valdepeñas contamos con un equipo de última tecnología perfecto para ello.

No dudes en acercarte a nuestras instalaciones si aun tienes dudas sobre el funcionamiento de este procedimiento y quieres concertar una cita. ¡Te estaremos esperando!